Contacta con nosotros boost@grupobinternational.com

Nuevas formas de trabajar. El caso de éxito de Aegon

Nuevas formas de trabajar. El caso de éxito de Aegon

Nuevas formas de trabajar. El caso de éxito de Aegon

Smara Conde, Directora de Recursos Humanos de Aegon, uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, ha querido compartir en nuestro último café virtual su ‘Modelo de rituales ágiles’, con el que han conseguido evolucionar su forma de trabajar en un tiempo récord.

Aegon y su Modelo de rituales ágiles

Su denominado ‘Modelo de rituales ágiles’ está basado en la agilidad y, hoy por hoy, esta metodología se encuentra implantada en el 70% de la compañía. Pero ¿cómo han logrado alcanzar esta cifra?

En el año 2018 Aegon tuvo una reflexión estratégica en la que, por primera vez, involucraron a un 20% de la compañía. De esa reflexión obtuvieron lo que, hoy en día, es su visión: ser reconocidos como la aseguradora que mejor servicio proporciona a sus clientes. Esto se ha visto facilitado por una transformación digital y soportado por una transformación cultural.

Sin embargo, no fue hasta la llegada de la pandemia donde, forzosamente, se vieron obligados a implantar una metodología que, hasta entonces, no había sido posible.

¿Qué lo ha hecho posible?

Cuatro son las palancas que han permitido a Aegon romper paradigmas y crear su cultura empresarial:

  • Diseño organizativo. Han pasado de trabajar jerárquicamente a hacerlo de manera matricial, con una metodología basada en conversaciones que provoca una mayor relación entre los trabajadores.
  • Liderazgo. No sólo para aquellas personas que tienen equipo, sino para todas las personas de la organización.
  • Talento y capacidades críticas. Atreverse a hacer cosas e ir probando qué funciona y qué no.

¿En qué consiste este modelo de rituales?

A raíz de la pandemia, de forma natural, se comenzaron a llevar a cabo reuniones diarias o ‘daily meetings’, de no más de media hora de duración, donde comparten los principales elementos que cada persona del equipo tiene que hacer a lo largo del día. Como resultado de estas sesiones, cada quince días realizan un ‘sprint planning’ donde establecen los compromisos, a título individual, para esos días.

Antes de que éste finalice, realizan un seguimiento o ‘sprint review’. Varias son las cuestiones que se plantean en esta reunión: ¿cómo han ido esas dos semanas? ¿Qué he podido hacer? ¿Qué no? ¿Hay algún bloqueo? Siempre buscando y cuidando el lado emocional.

Por último, realizan un ritual de retrospectiva en el que analizan qué ha ido bien, qué no y sacan aprendizajes de cara al siguiente sprint.

Ahora te preguntarás ¿esto encaja en todos los sitios? Sí. ¿Se está viviendo en todos los sitios igual? Desafortunadamente, todavía no.

Para lograr ver los beneficios de esta transformación no es necesario contar con una herramienta única, sin embargo, Conde sí destaca la necesidad de formar internamente a coaches en agilidad. Estas figuras ayudarán a agilizar y aterrizar el contenido de estos rituales.

¿Cómo podemos poner en marcha esta forma de trabajar?

Lo primero y quizá más importante, no pensando que estás solo. Es crítico involucrar a las personas, pedir ayuda, compartir y, sobre todo, atreverse.

Si te perdiste la sesión o quieres revisarla, dale al play y disfruta del nuevo café virtual ‘Rompiendo barreras. Logros y lecciones de un cambio obligado en la forma de trabajar’.

¿Te ha parecido útil? No te pierdas ningún contenido como este. Síguenos en LinkedIn, descubre en nuestra web la Academia boost y suscríbete a nuestro Canal de YouTube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *