Contacta con nosotros boost@grupobinternational.com

Fases para elaborar un buen plan de igualdad

Fases para elaborar un buen plan de igualdad

Fases para elaborar un buen plan de igualdad

En nuestro último café virtual, hemos abordado de la mano de Audith Zapata, experta en diversidad, igualdad e inclusión, un tema que, aunque hay que tratar, admitámoslo, es un asunto incómodo para muchas organizaciones: los planes de igualdad en las empresas.

Además de ser una herramienta poderosa en la gestión de talento, los planes de igualdad sirven para cimentar y fortalecer nuestra identidad, nuestros valores, el compromiso de nuestra gente, lo que les aportamos y lo que sienten como trabajadores.

Son una oportunidad, sin duda, pero no hay que perder de vista que también son una obligación: están enmarcados en la normativa laboral, están dentro de la inspección de trabajo y, son sancionables. Además, a partir de 2022, toda empresa que tenga más de 50 personas en su plantilla debe tener un plan de igualdad.

Entonces, si hay que hacerlo, hagámoslo bien y hagamos que cuente.

¿Cómo hacer un plan de igualdad?

En primer lugar, tendríamos que saber qué es el plan de igualdad. Se trata de una herramienta poderosa que, como cualquier otro plan, recoge qué vamos a hacer, cómo lo vamos a hacer, quién lo va a dirigir, con cuánto dinero vamos a contar, etc., con el objetivo de detectar, evidenciar, eliminar y reducir estas posibles desigualdades o desequilibrios en una organización y, por otro lado, evitar discriminaciones.

Antes de comentar cuáles son las fases para hacer un buen plan, es importante hablar de los agentes implicados en su elaboración; por supuesto, la empresa, pero también, por otro lado, la representación legal de la plantilla. Si no hay comité, si no hay representante, ni delegados sindicales, hay que acudir a los sindicatos más representativos que serán los que hayan firmado el convenio colectivo a nivel nacional.

Tras esto, estas son las fases para lograr crear e implementar un buen plan de igualdad:

  1. Compromiso de la dirección. Un mero formalismo en la empresa donde la dirección, el máximo nivel, declara su compromiso con la igualdad de oportunidades, realizar el plan de igualdad conforme a la normativa, etc. Esta comunicación se traslada al comité de empresa –si lo hay- y si no, a los sindicatos más representativos, para invitarles a esa comisión negociadora.
  2. Creación de la comisión negociadora. Se establece un reglamento de funcionamiento, organizamos un cronograma, presentamos cuál es la metodología para hacer el plan de igualdad y qué datos necesitamos.
  3. Diagnóstico. Se realiza un análisis que tiene que ser presentado a la comisión negociadora donde se incluye lo que obliga la norma: registro salarial, condiciones, beneficios y donde, además, se hace una auditoría. Una vez aprobado por el comité, elaboramos el plan de igualdad.
  4. Plan de igualdad. Esta es la parte más fácil. Responde a ‘esto es lo que pasa’ y ‘qué vamos a hacer para solucionarlo’. Habrá que hacerlo con rigor, con profesionalidad, con solvencia por parte de la empresa, para que se pueda ejecutar, negociado con los sindicatos, y establecido dentro de un calendario que durará cuatro años. Un plan solo es un plan cuando se toman acciones y cuando se vive.
  5. Por último, el registro de ese documento sobre la sede del Ministerio.

Obligatoriamente, este registro se realizará cada cuatro años -o antes si no lo determina el equipo a la comisión negociadora-. Durante ese tiempo, ejecutaremos esas acciones determinadas, en el orden de importancia que le hayamos dado, y cada año tendremos que hacer un seguimiento y una evaluación de las mismas. Por ello, habrá que prestar atención a toda documentación administrativa del plan.

Oportunidades de los planes de igualdad

El plan de igualdad es una oportunidad para poner en marcha, o mejorar, algunos temas que sabemos que también son importantes. Esa es la gran oportunidad. Por ejemplo, con el plan de igualdad llegamos a dos Objetivos de Desarrollo Sostenible, al 5 y al 8. Además, los frutos de tu plan de igualdad pueden enriquecer el reporte de tus EINF (Estados de Información No Financiera), con lo cual ya se tiene hecho y lo puedes incorporar. En el tratamiento de los datos, si lo hacemos con rigor desde el principio, la extracción de la información para dar cumplimiento a todos estos otros documentos y proyectos, que cada vez más piden a las empresas, va a ser muy fácil.

Conoce los pasos

Desde boost y de la mano de Audith Zapata te presentamos una guía en la que te damos las claves para construir un Plan de Igualdad de oportunidades (PIO) con impacto. ¡Descárgatela ya y pon en marcha el Plan de Igualdad de Oportunidades para tu empresa!

Y recuerda, si necesitas orientación para crear e implementar tu plan de igualdad con éxito, contacta con nosotros. En boost somos especialistas en impulsar la transformación estratégica de los Recursos Humanos y estamos a tu disposición para ayudarte.

¿Te ha parecido útil? No te pierdas ningún contenido como este. Síguenos en LinkedIn, descubre en nuestra web la Academia boost y suscríbete a nuestro Canal de YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *